El Buro Informativo

Periodico Alcorcón

El salto cuantitativo y cualitativo que ha supuesto el desarrollo de las nuevas tecnologías también se ha dejado notar en la industria automovilística. Los avances que conlleva la digitalización de los coches permiten vislumbrar un futuro donde los medios de transporte sean más económicos, más eficientes y más respetuosos con el medio ambiente. La implantación progresiva de los modelos híbridos o eléctricos ha desterrado la idea de que no son tan eficientes como los modelos diésel o gasolina.

Sectores como el del taxi, cuyo parque móvil se ha visto renovado por los coches híbridos, prueban que la eficiencia y el ahorro no están reñidos con las fuentes de energía renovables y la no emisión de C02.

La digitalización apuesta firmemente por el coche eléctrico o híbrido frente al coche cuyo motor funciona con combustibles fósiles. Los pasos dados en este campo han sido de tal calibre que podemos encontrar automóviles deportivos 100% eléctricos como los que produce Tesla.

Otro de los grandes avances que supone la digitalización de los coches es la seguridad en carretera. Los chips y los sensores incorporados a los nuevos modelos de automóviles permiten conocer al detalle el estado de nuestro vehículo, el consumo medio, el nivel de combustible y de lubricante y hasta el estado de nuestras ruedas.

Esto nos puede ahorrar más de un susto con las averías y los accidentes que estas pueden ocasionar. Uno de los dispositivos digitales de seguridad más interesantes es un sistema de cámaras que eliminan los puntos muertos de visión en los conductores. La implantación masiva de este dispositivo podría salvar miles de vidas, al igual que el airbag y el cinturón de seguridad lo hicieron en sus respectivas épocas.

Otro de los objetivos de la industria automovilística es desarrollar un sistema de oscurecimiento de las lunas de los vehículos en función de las condiciones lumínicas. Este sistema nos evitaría tener que padecer los típicos reflejos del sol mientras conducimos, con el consiguiente aumento de nuestra seguridad.

El ahorro también es una de las piezas clave de la digitalización en el sector del automóvil. De hecho, la mayoría de los coches nuevos que se lanzan al mercado ya disponen de dispositivos “stop and start”, que apagan el motor del vehículo cuando detecta que está en punto muerto.

Pero todas estas ventajas para el usuario no son más que la punta del iceberg de lo que significa la digitalización en la industria del automóvil. Su implantación en la fabricación de coches supone que su desarrollo se reduzca a la mitad.

La conectividad es un factor a tener en cuenta en los próximos años. Se estima que, en 2016, ocho de cada diez coches estén conectados a internet.

Esta conectividad va más allá de recurrir a un GPS cuando nos perdemos o nos desviamos de una ruta. La comunicación de un coche con otro puede suponer aspectos tan importantes como evitar una colisión o avisar a otros conductores de retenciones u obstáculos en la carretera.

Pero, sin duda, el objetivo más ambicioso que propone la digitalización del sector automovilístico es la posibilidad de que existan coches autónomos. Grandes empresas como Google ya han puesto en marcha sus primeros modelos sin conductor.

Esto supondría una revolución tecnológica aún mayor que los avances que antes relatados. La posibilidad de viajar en coche sin necesidad de conducirlo abrirá la puerta a grandes cambios sociales y económicos a los que todos nos tendremos que adaptar.

La digitalización integral de los coches es el objetivo final del desarrollo de todos estos dispositivos. El desarrollo de la inteligencia artificial aplicada a la automoción permitiría un sinfín de posibilidades y, estas, están mucho más cerca de lo que creemos.

recambios coche online /recambios de coches

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.