El Buro Informativo

Periodico Alcorcón

Calentadores electricos

Los calentadores de agua más habituales en las viviendas de nuestro país son, por un lado,
las calderas de gas natural; y, por otro lado, los calentadores eléctricos. La gran ventaja de
éstos últimos es que su instalación es muy sencilla, lo que hace que cada vez sean más las
personas que apuestan por los calentadores eléctricos.
Además, hay que tener en cuenta que funcionan con cualquier caudal, por lo que se evitan los
problemas de presión. Y, por supuesto, la ventaja de no tener que cambiar bombonas, en el
caso de que no se disponga una instalación de gas natural en la vivienda.

¿Cómo funcionan los calentadores eléctricos?
Su funcionamiento no es demasiado complejo. Calientan el agua a través de una resistencia
eléctrica en su interior. Una vez el agua alcanza una temperatura que ronda entre los 60 y los
75 grados centígrados, la resistencia se apaga de manera automática. Los calentadores
eléctricos tienen una sonda que detecta la bajada de temperatura para que la resistencia se
ponga de nuevo en marcha.
Es imprescindible que el aislamiento de los calentadores eléctricos sea bueno; de lo
contrario, el consumo eléctrico en la vivienda se disparará y, en consecuencia, la factura de la
luz.

Ventajas de los calentadores eléctricos

Agua a temperatura constante
Sin duda, la gran ventaja de este tipo de calentadores es que el agua se mantiene a
temperatura constante en su interior. De esta manera, cuando vas a abrir el grifo para
ducharte o para lavar los platos, el agua sale caliente inmediatamante.
Sin embargo, con las calderas de gas, hay que dejar correr el agua unos minutos hasta que esta
se calienta, lo cual aumenta tanto la factura del propio gas como del agua.

Instalación y Mantenimiento
Otra de las grandes ventajas de los calentadores eléctricos es que su instalación es
muy sencilla; a diferencia de las calderas no requieren de una gran obra. Se pueden
instalar fácilmente en cualquier zona de la casa. Eso sí, siempre en puntos donde no dé el
sol y no haga demasiado calor.

Para poder instalarlos, hay que tener una potencia contratada de un mínimo de 6
kW, más el resto que precise la instalación, que puede subir hasta los 10 kW
aproximadamente.

En cuanto a su mantenimiento, éste es mínimo; basta con revisar los calentadores una
vez al año para verificar que se encuentren en perfecto estado ¡Y listo!
¿Los calentadores eléctricos gastan mucha luz?
Se tiende a creer que este tipo de calentadores gastan mucha luz; lo cual no es del
todo falso, pero sí hay que dar ciertos matices a la afirmación.
Como resulta lógico, si tenemos en nuestra vivienda este tipo de calentadores enchufados las
24 horas del día, el consumo eléctrico se dispara hasta aumentar la factura en un 50%. Existe
una leyenda urbana que afirma que se consume mucha menos energía manteniendo los
calentadores enchufados continuamente que encendiéndolos y apagándolos. Pero nada más
lejos de la realidad.
Lo más recomendable es conocer el tiempo que necesita nuestro calentador eléctrico para
calentar el agua y la cantidad de horas que es capaz de mantener el agua caliente en su
interior. De esta manera, podemos encenderlo y apagarlo de acuerdo a nuestras necesidades.
Actualmente, hay muchísimos modelos en el mercado que nos permiten no tener que estar
pendientes de encender y apagar los calentadores todo el día. Aconsejamos comprar modelos
que se puedan programar para que el agua se caliente en los momentos en los que así lo
necesitemos; por ejemplo si todos los días llegamos de trabajar a las ocho de la tarde e
inmediatamente nos duchamos. Además, este tipo de modelos permiten decidir a qué
temperatura en cada momento.
Así que, con un poco de cabeza, podemos conseguir que la factura de la luz no se dispare con
los calentadores eléctricos.

Aislamiento de la vivienda: Fundamental:calderas barcelona / calderas gas barcelona

Sea cual sea la manera en la que calientas la casa, si no tienes un buen aislamiento, nunca
conseguirás tener un sistema de calefacción eficiente; se trata de no dejar salir el calor y
entrar el frío. De esta manera, no necesitarás reponer la energía perdida.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.